Myziane Maolida pasa el balón con una sonrisa durante el entrenamiento.
Primer equipo | 8 de septiembre de 2021 13:13

Diligencia, ambición y facilidad

Sin trabajo, no hay atajo. En el fútbol, esto suele ser tan sencillo como cierto. Los jugadores ofensivos, en particular, practican una y otra vez las situaciones de juego para entrenar el instinto y los automatismos y poder así asegurar el premio principal de un atacante con la mayor frecuencia posible: marcar un gol. Myziane Maolida ha interiorizado profundamente este afán y ofreció una muestra tras la primera sesión del miércoles. Junto con Ishak Belfodil, Dennis Jastrzemsbki y Suat Serdar, tras el final del entrenamiento, nuestro jugador ofensivo siguió lanzando más balones al área bajo la estricta mirada del entrenador de ataque Vedad Ibišević, y el francés se mostró especialmente fino. "El entrenador cuenta con que yo aporte mis cualidades para la ofensiva. Dar pases decisivos, marcar goles, ese es mi trabajo, eso es lo que quiero hacer en el campo y para eso trabajamos", aclara Maolida.

Buena primera impresión del equipo y de la ciudad

A continuación, nuestro recién llegado tuvo tiempo para conversar con los representantes de los medios de comunicación presentes. El jugador nacido en París ha manifestado una primera impresión "muy buena". "Me siento muy a gusto y todo el equipo me ha acogido muy bien. Tenemos buenos jugadores en nuestras filas. Con esta calidad, juntos podemos crear cosas bonitas; estoy contento de estar aquí", subrayó el diestro. La nueva ciudad, a la que ha llegado solo, también le convence.  "Ya he podido curiosear un poco, dar algunos paseos por Ku'damm y probar algunos restaurantes", revela Maolida. "Mi primera impresión es genial, ¡Berlín es una ciudad muy bonita!"

Lucas Tousart, Ishak Belfodil y Myziane Maolida trabajan en Schenckendorffplatz.
Compañeros e intérpretes: Lucas Tousart e Ishak Belfodil ayudan a la integración de Maolida.

Ayuda de los compañeros con la interpretación: aprender alemán es un objetivo claro

Nuestro nuevo número 11 salva la barrera lingüística existente con la ayuda de sus compañeros francófonos. Lucas Tousart, Belfodil, el capitán Dedryck Boyata y también el entrenador ofensivo Ibišević pueden ayudar, pero Maolida no quiere confiar en el apoyo por mucho tiempo. "¡Definitivamente quiero aprender alemán rápidamente! Pero ahora, al principio, los chicos me están ayudando mucho, por supuesto, a integrarme más fácilmente y a entenderlo todo", explica el joven de 22 años. Además de los claros objetivos lingüísticos, el extremo también tiene claras sus ideas deportivas. "Me gusta regatear, asociarme con mis compañeros y hacer jugadas creativas en el campo", responde el exinternacional sub-20 cuando se le pregunta por su estilo de juego preferido.

[>]
Si nos centramos en nuestro trabajo, si hacemos nuestro trabajo en el campo día tras día, las mejoras llegarán, ¡estoy convencido de ello!
[<]

-Myziane Maolida

Esta facilidad podría ser exactamente lo que nuestros chicos necesitan para la próxima jornada ante el VfL Bochum. Este jugador de 1,82 metros de altura se siente seguro de sí mismo gracias a sus sensaciones en el entrenamiento. "No siento ninguna presión. Si nos centramos en nuestro trabajo, hacemos nuestro trabajo en el campo día tras día, las mejoras en nuestro juego y en la clasificación llegarán, ¡estoy convencido de ello!" Todos los blanquiazules esperan que estas mejoras se vean ya en el partido fuera de casa en Bochum. En cualquier caso, el nuevo jugador del Hertha está deseando ponerse a trabajar luciendo nuestra bandera en el pecho. "Definitivamente estoy preparado y espero poder contribuir de forma directa a que tengamos un partido exitoso allí en Bochum", concluye Maolida. Y quién sabe, quizá el turno extra del miércoles dé sus frutos enseguida.

por Konstantin Keller