Peter Pekarík y Niklas Stark hablando
Primer equipo | 21 de noviembre de 2021 11:03

Falta de dinamismo.

Tras el pitido final del derbi de Berlín, nuestros Herthaners optaron por reacciones diferentes. Algunos jugadores se dirigieron hacia el pasillo de los vestuarios, otros se quedaron en el campo con la mirada perdida. Sin embargo, Niklas Stark animó a todos sus compañeros a permanecer unidos ante sus aficionados a pesar de la enorme decepción. Durante minutos, nuestro equipo se situó frente al fondo de los visitantes y escuchó los comprensibles tonos críticos de nuestros propios seguidores. "Estamos frustrados y también sabemos que nuestros aficionados están decepcionados, con razón. Lo entiendo", subrayó nuestro número 5 tras la conversación con los blanquiazules que habían viajado con nosotros a Köpenick. El suplente Prince Boateng, que se encontraba en la primera línea de la valla, analizó inmediatamente las causas tras el pitido final: "No estuvimos en el partido desde el primer hasta el último minuto y no asumimos los duelos. Lo que mostramos fue inaceptable. No entendimos lo importante que era el partido. Nos faltó corazón".

Sin efectividad en ataque

El hecho de que nuestro centrocampista tuviera que formular una conclusión tan clara se debió principalmente a la actuación ofensiva durante los 90 minutos. Aunque nuestro club tuvo ocho tiros a puerta en el partido, nunca fue realmente peligroso para el portero de la FCU, Andreas Luthe. "En la fase final teníamos a todos los delanteros en el campo, pero eso no fue efectivo. Nos faltó la consistencia final, los centros y los pases no llegaban al último tercio. Siendo sinceros, no tuvimos ni un solo tiro a puerta. No me ha gustado nada", dijo el entrenador Pál Dárdai en la rueda de prensa.

[>]
Nos faltó la consistencia final, los centros y los pases no llegaban al último tercio. Siendo sinceros, no tuvimos ni un solo tiro a puerta.
[<]

-Pál Dárdai

Aunque nuestros chicos tuvieron más posesión y un mayor índice de pases, ninguna de estas cifras ayudó a revertir la derrota. Además de la falta de efectividad en ataque que mencionó Dárdai, el entrenador estaba especialmente disgustado con el estado físico de su equipo, lo que le hizo reflexionar. "No vi a ningún jugador que estuviera realmente animado en términos de lenguaje corporal y dinámica. Quizás hemos entrenado demasiado o hemos planificado mal el día. En los últimos tres o cuatro partidos, el equipo fue más ágil y dinámico. Si estás cansado o no estás en forma, no puedes participar ofensivamente", lamentó el húngaro.

Sin respuesta a la superioridad de la Unión - el gol de Pekarík no contó.

Nuestra "Vieja Señora" no consiguió responder al tempranero gol de la Unión, obra de Taiwo Awoniyi (8'). La misión de llevarse los 3 puntos del derbi se complicó aún más a la media hora de encuentro, cuando Christopher Trimmel aumentó la ventaja a 2-0 para los locales tras un saque de esquina. "Hemos jugado, hemos luchado y hemos intentado remontar con todas nuestras fuerzas. El desarrollo del partido no nos convenía", dijo el director deportivo Fredi Bobic, resumiendo lo sucedido. El resultado del partido podría haber cambiado si el supuesto gol de Peter Pekarík al borde del descanso hubiera sido legal (45,+1). Sin embargo, según la interpretación del videoarbitraje, el árbitro Dr. Felix Brych decretó el fuera de juego, ya que el hombro de Krzysztof Piątek estaba por milímetros en zona antirreglamentaria . "Quién sabe lo que habría pasado después del 2-1. Pero no soy del tipo 'si hubiera pasado tal , si hubiera pasado cual'", comentó nuestro entrenador sobre la polémica acción.

[>]
Quién sabe lo que habría pasado después del 2-1. Pero no soy del tipo 'si hubiera pasado tal , si hubiera pasado cual.
[<]

-Pál Dárdai

Tras el tropiezo en el Union Arena, el técnico de 45 años se centró en los próximos días, que estarán dominados por el análisis, a pesar de toda la decepción. "Estamos mirando el partido con varios ojos, siendo muy honestos y directos entre nosotros. A partir de ahí, sacaremos nuestras conclusiones y estableceremos las prioridades para ganar al Augsburgo", explicó Dárdai con transparencia sobre los próximos pasos de su equipo técnico. Esperemos que esta hoja de ruta haga que nuestros blanquiazules puedan volver a encontrarse con una afición contenta y llena de positividad el próximo sábado.

por Simon Jötten